Espectáculos


Hace tres días que Luis Miguel abandonó Perú. El pasado 25 de febrero ofreció su segunda y última fecha en el Estadio Nacional de Lima; sin embargo, su presencia artística, además de satisfacer a sus miles de fans, dejó recuerdos imborrables para todos ellos.

También aprovechó su estadía para cenar en restaurantes de la ciudad y no sólo quedarse en su hotel, como suele ser su costumbre.

Precisamente fue en uno de éstos donde fue captado al interior y de una manera muy peculiar. Se trata del mismo día en que fue a cenar platillos italianos con su novia Paloma Cuevas en la Cantina di Epicvro de la avenida Grau 158 en el distrito de Miraflores.

Aunque algunos internautas opinaron que las imágenes invadían la privacidad del intérprete, pues básicamente las fans lograron colarse en una ventana para espiarlo a él y a sus acompañantes, hay quienes también agradecieron el video que circula en redes porque ven a su artista de una forma casual, bailando al natural, sin ensayos y después arreglándose frente al espejo.