El Mundo

Pide maquinista del tren que dejó 80 muertos en España perdón

El accidente causó la muerte de 80 personas, entre ellos 68 españoles, además de varios europeos, latinoamericanos y norteamericanos


El maquinista que está siendo juzgado por el accidente ferroviario que dejó 80 muertos en 2013 cerca de Santiago de Compostela volvió a pedir perdón, entre lágrimas, a los familiares de las víctimas durante la audiencia de este jueves.

"Me reitero en lo que he dicho, que las víctimas me perdonen", afirmó con la voz entrecortada Francisco Garzón frente al tribunal de esta ciudad del noroeste de España, que le juzga junto a un exresponsable de la red ferroviaria española.

En el momento del accidente, "perdí la conciencia situacional", continuó este sexagenario de cabello blanco, gesto abatido y chaqueta negra. "No puede evitarlo", aseguró sobre el terrible accidente.

El 24 de julio de 2013, el tren de alta velocidad Alvia 04155 procedente de Madrid descarriló brutalmente poco antes de llegar a Santiago de Compostela, estrellándose contra un muro de hormigón a cuatro kilómetros de la ciudad.

El accidente causó la muerte de 80 personas, entre ellos 68 españoles, además de varios europeos, latinoamericanos y norteamericanos. El siniestro -que se produjo en la víspera de la festividad del Apóstol Santiago, que reúne cada año a miles de peregrinos católicos en esta ciudad de Galicia-, dejó además 140 heridos.

La investigación no tardó en revelar que el tren circulaba a una velocidad excesiva: el vehículo de Renfe, la compañía ferroviaria española, iba a 179 km/h en el momento de impacto, muy por encima de los 80 km/h marcados como límite para aquel tramo.