El País

Frente al alza de los asesinatos de periodistas


En los cinco primeros meses de 2022 generó alerta en México el estrepitoso incremento de violencia letal contra periodistas, resultando en los asesinatos de 11 integrantes del gremio periodístico en el país. ARTICLE 19, el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), Comunicación e Información de la mujer (CIMAC), Reporteros Sin Fronteras (RSF) y PEN Internacional se mantienen alertas y documentan estos asesinatos entablando diálogos con las autoridades, familiares de las víctimas y el gremio periodístico.

Hasta la fecha, las organizaciones han identificado que, en al menos 8 de estos casos, el móvil puede estar vinculado con su ejercicio periodístico. De continuar esta tendencia, el 2022 podría convertirse en uno de los años más letales contra la prensa desde que se tiene registro. Las organizaciones recuerdan sus nombres y expresan su solidaridad con sus familiares y sus colegas de la prensa mexicana:


10 de enero, José Luis Gamboa Arenas,Inforegio Network

Veracruz.

17 de enero, Margarito Martínez Esquivel, Independiente

Baja California.

23 de enero, Lourdes Maldonado López, Sintoniza Sin Censura, Baja California.

31 de enero, Roberto Toledo, Monitor Michoacán, Michoacán.

10 de febrero, Heber López Vázquez, Noticias Web

Oaxaca.

24 de febrero, Jorge Luis Camero Zazueta, El Informativo, Sonora.

4 de marzo, Juan Carlos Muñiz, Testigo Minero, Zacatecas.

15 de marzo, Armando Linares López, Monitor Michoacán

Michoacán.

5 de mayo, Luis Enrique Ramirez Ramos, El Debate, Sinaloa.

9 de mayo, Yesenia Mollinedo Falconi, El Veraz,
Veracruz.

9 de mayo, Sheila Johana García Olivera, El Veraz

Veracruz.



Ante esta ola de violencia, las organizaciones firmantes ven con preocupación algunas tendencias en las investigaciones y presuntos resultados reportados por los poderes ejecutivos a niveles estatal y federal.

Ausencia del Protocolo Homologado

Preocupa a las organizaciones la falta de cumplimiento del Protocolo Homologado para la Investigación de delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión toda vez que se desestima la labor periodística de las víctimas.

El Ejecutivo Federal no contabiliza como periodistas a Jorge Luis Camero y Roberto Toledo, en vista de que desempeñaban otras labores además del periodismo.

Recordamos a las autoridades que la definición de periodismo enmarcada tanto por los estándares internacionales de libertad de expresión, como por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no debe considerarse como periodista sólo a quien ejerza el periodismo como única labor en algún medio de comunicación, sino por su labor y función social que es la de informar.

Asimismo, el Protocolo Homologado, establece que es obligación de las fiscalías el considerar la labor periodística como una de las líneas principales dentro de las investigaciones.