Madera

La Conanp realiza jornada de limpieza en La Norteña


En el marco de la Semana Nacional por la Conservación y del Programa los Bosques y el Agua, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), a través del Área de Protección de Flora y Fauna Campo Verde, en Chihuahua, llevó a cabo una jornada de limpieza en el Río Negro uno de los afluentes más importantes de la cuenca del Río Yaqui dentro del Ejido La Norteña.

La jornada de limpieza incluyó la instalación de cinco contenedores para basura y la participación de una brigada de limpieza conformada por 25 mujeres y autoridades ejidales del Área Natural Protegida (ANP) quienes invitaron a la comunidad a involucrarse en labores de conservación.

Estas acciones forman parte de un proyecto de manejo de residuos sólidos apoyado por el Programa para la Protección y Restauración de Ecosistemas (PROREST) dentro del cual se busca que las mujeres de la comunidad se enorgullezcan del trabajo realizado como una muestra de empoderamiento, equidad y orgullo.

Río Negro, uno de los principales afluentes de la cuenca alta del Río Yaqui, cuya función ecológica de cosecha de agua, fue uno de los principales motivos para el decreto de Campo Verde el 3 de enero de 1938 y que a más de 83 años de ocurrido sigue vigente, ya que el estado de conservación de los cuerpos de agua y el bosque de coníferas que los rodea es el adecuado.

Lo anterior se puede comprobar por la presencia de importantes especies bioindicadoras de la calidad del agua como la nutria de río (Lontra longicaudis) la cual esta listada como Amenazada (A) en el Anexo Normativo III, lista de especies en riesgo de la Norma Oficial Mexicana (NOM-059-SEMARNAT-2010) y la trucha nativa o aparique (Oncorhynchus spp), de la cuál en recientes estudios genéticos se demuestra que sus poblaciones son endémicas en la cuenca y sólo resta describirla como una nueva especie para la ciencia.

La principal amenaza para la especie es la pérdida de hábitat debido a la deforestación y fragmentación debido a prácticas forestales de la industria maderable, así como a otras perturbaciones antropogénicas (agricultura, ganadería, etcétera), aunado a esto están los incendios forestales (naturales o provocados), atropellamientos y la cacería por ser un “trofeo” de caza codiciado y deforestación de los bosques donde habita. Por lo que se sentaron las bases de la conservación para esta especie y de muchas otras en el Noroeste de México ya que por tratarse de una especie sombrilla, al conservarlo se asegura la subsistencia de muchas otras con las cuales comparte el ecosistema.