Ciencia y Tecnología

Jugar videojuegos puede hacerte más feliz


De acuerdo a un nuevo estudio de la Universidad de Oxford, el jugar videojuegos podría hacer a las personas más felices; esto tras analizar datos de dos compañías de videojuegos: ‘Animal Crossing: New Horizons’ de Nintendo y ‘Plants vs. Zombies: Battle for Neighborville’ de Electronic Arts.

El estudio indica que el tiempo que se invierte para jugar videojuegos se asociaba con aquellos usuarios que decían sentirse más felices y, aunque la investigación solo se enfocó en esos dos videojuegos sin concluir si el tiempo influía o no en el estado de ánimo, se encontraron indicios que otorga mejoría en la salud mental.

Lo que hizo diferente a este estudio es que, por primera vez no se utilizaron datos autoinformados sobre la duración del videojuego, sino que esta vez fueron las propias compañías quienes compartieron datos más exactos y se pusieron en contacto con los usuarios para que participaran en dicho la investigación.

Estudio y resultados
Se utilizaron encuestas de 518 jugadores de ‘Plants vs Zombies: Battle for Neighborville’ y 2 mil 756 jugadores de ‘Animal Crossing: New Horizons’; además los desarrolladores compartieron datos anónimos sobre los hábitos de juego de las personas y los investigadores encuestaron por separado sobre su bienestar.

Los resultados dejaron entre ver cuánto tiempo había jugado cada participante y cómo se relacionaba con sus respuestas acerca de su bienestar; el doctor Andrew Przybylski dijo estar sorprendido con los resultados pues, durante muchos años se había sugerido que, encuentro más juegas mas infelices hace a los gamers.

De acuerdo al experto, él piensa que la diferencia hasta el momento con los estudios previos sobre la infelicidad de las personas, es que radica en el aspecto social de los juegos -´Animal Crossing´- ya que los usuarios interactúan con más personajes controlados por otras personas.

Asimismo, el estudio apunta a que aquellos jugadores que solo jugaban para evitar el estrés o lidiar con algún problema, o solo se sentían obligados a jugar, está claro que eran menos felices.