Ciencia y Tecnología

Señalan científicos que conductores de autos lujosos son menos amables


Investigadores de la Universidad de Nevada, Las Vegas, EU, realizaron un estudio en el que descubrieron que los conductores de vehículos llamativos tienen menos probabilidades de detenerse y permitir que los peatones crucen la vía.

Los resultados señalan que la probabilidad de que disminuyan la velocidad cae 3 por ciento por cada mil dólares adicionales en el valor del auto.

Para ello, los especialistas primero especularon al decir que los propietarios de automóviles caros sienten cierta superioridad sobre otros usuarios de la carretera, por lo que le pidieron a algunos voluntarios que cruzaran la calle para grabar y analizar el comportamiento de los conductores.

Entre los voluntarios se encontraban un hombre blanco y otro negro, y una mujer blanca y otra negra, lo que les permitió descubrir que los conductores son más propensos a ceder el paso a los usuarios blancos y femeninos.

Durante el experimento, los vehículos se detuvieron el 31 por ciento del tiempo tanto para las mujeres como para los participantes blancos, en comparación con el 24 por ciento para los hombres y el 25 por ciento para voluntarios negros.

La mejor forma que encontraron los especialistas para predecir si un conductor se detendría era el costo de su automóvil, destacó CNN.

Los resultados de esta investigación publicada en el Journal of Transport and Health, respaldó un estudio finlandés publicado el mes pasado que encontró que los hombres que poseen vehículos llamativos tienen más probabilidades de ser “discutidores, tercos, desagradables y poco comprensivos”.

De acuerdo con el sondeo realizado por la Universidad de Helsinki hecho a mil 892 conductores, reveló que aquellos que se consideran que tienen rasgos de carácter más desagradables se sienten “más atraídos por los autos de alto estatus”.

“Me había dado cuenta de que los que tenían más probabilidades de pasar una luz roja, no dar paso a los peatones y, en general, conducir imprudentemente y demasiado rápido, a menudo eran los que conducían automóviles alemanes rápidos”, expresó en un comunicado de prensa Jan-Erik Lönnqvist de esta universidad.

El profesor se propuso descubrir qué tipo de persona tiene más probabilidades de comprar un automóvil costoso, por lo que creó una prueba de personalidad de los propietarios de automóviles finlandeses.

“Las respuestas fueron inequívocas: los hombres egocéntricos que son discutidores, tercos, desagradables y poco comprensivos son mucho más propensos a poseer un automóvil de alto estatus como un Audi, BMW o Mercedes”, señaló.

“Estos rasgos de personalidad explican el deseo de poseer productos de alto estatus, y los mismos rasgos también explican por qué esas personas infringen las normas de tránsito con más frecuencia que otras”, agregó Lönnqvist.

Su estudio citó investigaciones previas que indicaron que los conductores al volante de un vehículo costoso tienen más probabilidades de ignorar las regulaciones de tránsito o conducir imprudentemente. No obstante las personas más “conscientes” también suelen buscar modelos caros.