Enrédate

Crean en París perfume con olor a... semen


Cuando pensamos en perfume, nos vienen a la cabeza distintas ideas preconcebidas: es aromático, bonito y, por lo general, agradable. Quizá (si te atreves) puedes optar por algo más exuberante y seductor.

Los perfumes suelen estar compuestos de características agradables. No te esperas encontrar perfumes con nombres como Fat Electrician ( Electricista Gordo) o I Am Trash ( Soy basura), pero eso es exactamente lo que ha decidido hacer una marca de perfumes parisina con dos de sus creaciones.

La marca recibe el nombre del Estado Libre de Orange, una república bóer independiente del sur de África en el siglo XIX (conocida como la Provincia del Estado Libre de Sudáfrica), y actualmente tiene una colección de 34 aromas y se describen como “una galería de perfumes vanguardista”.

Quizá la más controvertida de las fragancias sea el perfume Secretions Magnifiques ( Secreciones Magníficas), que fue diseñado para oler literalmente a sexo: sangre, sudor, semen y saliva. El perfume huele a semen; para un vlogger especializado en el tema, la palabra “ horripilante” fue suficiente para definirlo. Personalmente, no me pareció muy agradable, pero sí intrigante: corporal, cobrizo y complejo.