El País

Detonan pensiones déficit de 22 mmdp


El ISSSTE arrastra un adeudo de 22 mil 598 millones de pesos, equivalente a 45% de su gasto operativo para 2019, que es de de 52 mil millones de pesos, informó ayer Luis Antonio Ramírez Pineda, director del organismo.

A ello se suma que las transferencias federales han caído 76% dijo, al pasar de 15 mil 700 millones de pesos en 2012 a 5 mil millones de pesos en el 2018.

“Para este año se nos otorgaron transferencias de 3 mil 800 millones de pesos, lo cual denota que las transferencias del Gobierno federal han ido cayendo de manera muy considerable”, señaló.

Al comparecer ante las comisiones Unidas de Salud y Seguridad Social del Senado, indicó que de los 323 mil millones de pesos del presupuesto del ISSSTE para este año, cerca de 70% se destina al pago de pensiones y sólo 16.3% a gastos de operación, es decir, a materiales e insumos y servicios generales.

“Esto ilustra la situación crítica en la que nos encontramos para 2019. Tenemos un rezago de inversión en infraestructura y equipo médico, lo que ha generado la dependencia de servicios subrogados.

“Tenemos una saturación de instalaciones y atención deficiente, el modelo de salud está desarticulado y no corresponde al perfil de la población derechohabiente, es decir, faltan especialistas para atender enfermedades crónicas y a adultos mayores, como geriatras, reumatólogos, urólogos, nefrólogos y radiólogos”, admitió.

Además hay una presión adicional al gasto, dijo, por sentencias y resoluciones judiciales que ordenan al instituto incrementar el monto de la pensión.

De acuerdo con Ramírez Pineda, hay 13 mil 300 sentencias pendientes de cumplimiento, que equivalen a más de 2 mil 200 millones de pesos, así como 104 mil juicios en trámite, lo que significaría más de 7 mil millones de pesos.