Opinión

Caja Negra



La idea que tuvo, el sueño o ilusión que le surgió a un exdiputado panista por aquellas del 2017 avanzó un pasito a ser algo materializable, solo que con un giro total en la doctrina que ahora lo rige. Hoy será el día en que Miguel La Torre, conocido político local y promotor boxístico se registre como precandidato a la alcaldía y poder meterse a la boleta electoral, pero por Morena claro está. Como decíamos esta idea de La Torre no es nueva, pero en aquel momento el partido no lo respaldó, le dio el apoyo a Marco Bonilla, el hoy alcalde, e incluso apoyaron aún todavía más a Roberto “Pony Lara”, sería natural pensar que se sintiera un poco decepcionado cuando el grupo de Corralistas con el que hizo migas en aquel momento no logró nada, más que ser prácticamente los apestados del partido. Muchos informados en la política local dicen que esto ya más que un interés real es un berrinche, casi una obsesión que creció con el pasar de los años y ahora se dan las condiciones para meterse a la jugada. El registro será a las 9:00 de la mañana en conocido salón de un hotel que siempre sirve como escenario político en el centro de la ciudad. Sus compañeros de grupo y organizadores del evento quieren que haya mucho ruido, que sea un anuncio estrepitoso, pero donde les falló fue en promover el evento, la gente que está llevando comunicación en este nuevo grupo de Morena se durmió en sus laureles.

--

Por otro lado, Morena vuelve a ser Morena, arropando ahora a un panista de nacimiento que buscó refugió en lo que consideró una apuesta segura. ¿Qué fascinación tiene Morena por reciclar? ¿Por qué no lanzan candidatos que sea de y para su movimiento desde origen? ¿Por qué recoger lo que quedó de otros lados? Parece que ya es un mantra, del reino de los arrepentidos será el partido! Si La Torre se escapa a las boletas y si no pasa nada extraño en el camino, le estaría haciendo la competencia a otro viejo conocido, el alcalde Marco Bonilla, quienes alguna vez trabajaron juntos en el partido en pro del pueblo bueno y sabio, habrá que ver como toma el alcalde y próximo candidato este anuncio, que seguramente no le quitará el sueño. Morena anota 0 y van dos, ahora va un panista a la alcaldía por la capital, el proceso pasado fue un priísta, recordando que Marco Quezada, el exalcalde fue el candidato de Morena en aquel Momento que precisamente perdió contra Marco Bonilla. Nadie hubiera pensado que iba a llegar el tiempo que dos panistas contendieran como candidatos a la alcaldía, uno con los colores del partido, y otro no, pero eso es lo de menos.

--

Y Ya lo dijo claramente el alcalde Marco Bonilla, el desastre que provocó Javier Corral al interior del Partido Acción Nacional quedó subsanado y de nueva cuenta todas las tribus panistas caminan hacia el mismo rumbo en el camino hacia el 2024, bajo el liderazgo de la gobernadora Maru Campos y el presidente Estatal Gabriel Díaz.
A decir de Bonilla Mendoza, en la Comisión Permanente del Consejo Estatal que se celebró el domingo, no faltó ninguno de sus integrantes, quienes definieron de selección de los candidatos y se notó la unidad, algo que no existía hace tres años, cuando Corral, lejos abonar a la concordia partidista, andana como el diablito, metiendo cizaña entre uno y otro para crear discordia.
Ahora al interior del PAN dicen que la maquinaria está bien aceitada para la contienda del próximo año y solo quedará enaceitar los engranes del Frente para que de nueva cuenta arrasen en las urnas y mantengan a raya a Morena, que como no tiene liderazgos empiezan a abrirle las puertas a los duartistas como del mismísimo Marcelo González Tachiquin exsecretario particular de César Duarte y quien fue investigado por presunta corrupción en tiempos cuando la operación “Justicia para Chihuahua” estaba en su punto más alto, si es que alguna vez lo tuvo.

--

Y a propósito de Morena y sus procedimientos de dudosa, un tema que todo mundo tomo como una vacilada fue la renuncia de Juan Carlos Loera a Bienestar, vacilada porque además de que ni propios ni extraños lo van a extrañar, se registró como ya decíamos para el senado o para la alcaldía de Juárez. Resulta que los estatutos de Morena conceden lo anterior por que se pueden anotar tal cual los aspirantes para un proceso federal y para uno local, nunca para dos locales claro, pero es por esto que Loera lanzó dos escopetazos para ver si de casualidad le da a algo. Mientras tanto se sigue diciendo el consentido y como la bikina, altanero, precioso y orgulloso, casi como de costumbre. ¿Qué será si se logra? Así con esta clase de estatutos tan peculiares parece que les gusta el desorden, y que la gente al interior del movimiento exponga a los 4 vientos que no tiene seriedad, que solo quieren ver a que le pegan por probabilidad, no por una verdadera convicción de aspirar por tal o cual cargo. Que gacho…

--

Muy amigos, probablemente ahora más que nunca andan el exalcalde de Juárez Armando Cabada, y el exalcalde de Chihuahua Carlos Borruel. El ex independiente y el ex panista andan trabajando en amarrar a Cabada en el Senado, tarea nada fácil pero ya esperan que se den las consultas para ver quien de todos los suspirantes quedan. Ellos dos no tienen tapujos para dejarse bien juntos, pues no son amigos de hace tres días, pero no deja de resultar peculiar. La tarea está complicada, pero no solo para ellos, son demasiados suspirantes los que van en este tren, recordemos: las diputadas locales Roxana Díaz, y Adriana Terrazas, que andan muy expendidas con sus espectaculares; luego las diputadas federales Andrea Chávez y Susana Prieto y de pronto por ahí se asoma para repetir el senador Rafa Espino, pero a este último le han tundido por sus acercamientos con los empresarios y la NO promoción de la reforma laboral para reducir las horas trabajadas y el que no perdió oportunidad como ya decíamos, el exdelegado Juan Carlos Loera.

--
Luego de que fuerzas políticas opuestas intentaron atacar con todo al alcalde de Ciudad Juárez, Cruz Pérez Cuellar, por una presunta mala aplicación de los recursos para el presupuesto participativo, desde la Auditoría Superior del Estado encabezada por Héctor Acosta Félix ya hicieron constar que no hay delito que perseguir, que todo se va aplicando en tiempo y forma como se debe. Le aguadaron la fiesta con esto a la diputada panista Marisela Terrazas, quien había usado esto como parte del discurso de una campaña anticipada que esta promoviendo para lanzarse como candidata por la ciudad fronteriza. Otro tema que les daba material de que hablar eran los proyectos dentro de este ejercicio que se tenían que licitar (van 89), pero de igual forma, Acosta Felix no encontró nada. Cruz anda tranquilo, ya se ha preparado para su inscripción como precandidato y lo de las intenciones de Loera le hicieron lo que el viento a Juárez, de todas maneras eso ya se sabía y había tenido tiempo para digerirlo.