El País

Tortillinas integrales no son aptas para el consumo diario


Cada tortilla contiene 230 miligramos de sodio, una cifra muy alta si se considera que una sola porción cubre del 11 al 15 por ciento de sodio recomendado en un día para un adulto y un niño, de acuerdo con lo establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El consumo en exceso de sodio provoca la retención de líquidos, una sobrecarga de trabajo al sistema cardiovascular, que a largo plazo puede generar hipertensión arterial y problemas del corazón.

Por ello es recomendable reducir la ingesta de sodio a no más de 2 gramos por día, es decir, solo consumir una cucharada cafetera (5 g), indica el Poder del Consumidor.

El análisis también muestra que cada tortillinas tiene dos gramos de fibra, sin embargo, de cuerdo con la Norma Oficial Mexicana (NOM-086-SSA1-1994), un alimento para considerarse adicionado con este nutrimento debe ser igual o mayor a 2.5 g por porción en relación con el contenido del alimento original.

En adultos una ingesta adecuada de fibra es de entre 20 – 35 g/día, o bien de 10 – 14 g de fibra dietética por cada 1,000 kcals.

El consumo de fibra mejora el tránsito intestinal, lo cual se ha asociado con una reducción del riesgo de presentar cáncer de colon. Además, hace más lento el vaciamiento gástrico, aumentando la sensación de saciedad durante un tiempo prolongado y disminuye los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa sanguíneos.

El consumo de fibra mejora el tránsito intestinal, lo cual se ha asociado con una reducción del riesgo de presentar cáncer de colon. Además, hace más lento el vaciamiento gástrico, aumentando la sensación de saciedad durante un tiempo prolongado y disminuye los niveles de colesterol, triglicéridos y glucosa sanguíneos.

Las tortillinas de Tía Rosa contienen en total 13 ingredientes, de los cuales el segundo es grasa y aceite vegetal, cumpliendo la función de conservadores.

También contienen inulina, harina de trigo integral (gluten), sal yodada, fosfato monocálcico, mono y diglicéridos, enzimas, ácidos sórbico, propinato de calcio, enzimas activas de soya, peróxido de calcio.

Aunque en el empaque se muestra como una “fuente de fibra” y el color del producto de café claro se asocia con un producto integral, sus componentes son muy engañosos, pues no cumplen con la Norma Oficial Mexicana, asegura la organización.

El Poder del Consumidor, tras concluir el análisis, no recomienda el consumo habitual de este alimento, en su lugar exhorta a consumir tortilla de maíz, una fuente de carbohidratos complejos, proteína, fibra, calcio, entre otras vitaminas y minerales, además de ser baja en grasa.