Voz en Red | Nuestra Noticia es Chihuahua

El Mundo

Florence es un monstruo que no quiere irse

 



El huracán Florence tocó tierra como huracán de categoría 1 en Wrightsville Beach, a pocos kilómetros al este de Wilmington, cerca del límite con Carolina del Sur. En esa zona no había más que casas abandonadas en ese momento, con ventanas reforzadas con pliegos de madera.

La marea alta engendrada por Florence y la posibilidad de que arroje entre 30 centímetros y un metro (entre un pie y tres pies y medio) de lluvia son consideradas peores amenazas que sus vientos, que habían disminuido después de ascender a 225 km/h (140 mph), lo que la hizo un huracán de categoría 4.

Los meteorólogos vaticinaron más inundaciones hacia al oeste en los próximos días a medida que el meteoro sigue avanzando tierra adentro.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, advirtió que el huracán "está causando estragos" en la costa y que podría incluso borrar del mapa a comunidades enteras a medida que "tarda días en su avance violento sobre nuestro estado". Calificó el suceso como algo que ocurre una vez cada mil años.








TWITTER

FACEBOOK