Voz en Red | Nuestra Noticia es Chihuahua

Cultura

El perturbador origen del "tubo"

 



El pole dance, mejor conocido como "tubo" representó por años un entretenimiento exclusivamente masculino que sólo podía disfrutarse en lugares en donde la vida nocturna y las perversiones se conjuntaban, pero poco a poco fue tomando otro sentido mucho más digno.

Volverse una experta en esta actividad requiere años de práctica y mucho trabajo duro, tanto, que incluso se ha pedido que sea considerado como una disciplina dentro de los juegos olímpicos, pero todavía quedan muchos prejuicios que no se han logrado derribar.

El pole dance sigue considerándose más una actividad erótica que un deporte, y aunque no lo creas, su origen no tuvo nada que ver con las mujeres, sino con musculosos hombres que demostraban su habilidad colgándose del tubo.

La concepción del pole dance como un baile erótico nace en la década de los 50, cuando este espectáculo, el cual regularmente se veía en circos, fue incorporado en algunos cabarets con varias diferencias.

En los centros nocturnos esta actividad era desarrollada por bailarinas, quienes regularmente terminaban desvistiéndose para el deleite de los asistentes. Poco a poco este espectáculo fue adquiriendo popularidad, y con el paso del tiempo, muchos se olvidaron de su origen.


TWITTER

FACEBOOK