Voz en Red | Nuestra Noticia es Chihuahua

El Mundo

Muere príncipe Enrique de Dinamarca

 



Enrique de Dinamarca, un hombre atormentado y conflictivo, cuyo provocador comportamiento chocaban con la mesura requerida al consorte de una reina, pasará a los anales como el príncipe rebelde.

No sólo por sus incontables salidas de tono, como sacar la lengua a un periodista, jactarse de haber comido carne de perro o aparecer disfrazado de oso panda en una gala. Sobre todo porque, lejos de resignarse con el papel secundario que el destino le asignó, la proclamación como Reina de su esposa, Margarita de Dinamarca, en enero de 1972, fue labrando en él un creciente complejo de inferioridad, que no se cortaba de airear a los cuatro vientos, incluso en sonadas declaraciones en prensa.

Comparecencias realizadas a espaldas de su mujer, a la que frecuentemente ha puesto en ridículo con sus desplantes. "Hoy la mujer de un rey recibe el título de reina, pero el marido de una reina no se convierte en rey al casarse. Así la pareja queda desequilibrada a ojos de la opinión pública. Esto es "traumático" aseguró en 2002 al diario danés ´BT´, lamentándose por no haber ostentado la condición de rey, su gran obsesión.

Entrevista que acompañó de uno de sus múltiples plantones a la reina, al negarse a acompañarla a la boda de Guillermo y Máxima de Holanda. Aunque su humillación más sonada tuvo lugar en la cena de gala con la realeza que se organizó con motivo del 75 cumpleaños de Margarita en abril de 2015, cuando la dejó compuesta y sin pareja. En palacio se adujo una gripe que se demostró falsa, ya que ese mismo día fue fotografiado en Venecia de viaje.


TWITTER

FACEBOOK